sábado, 10 de febrero de 2018

El ‘plan Urkullu’



No se debe confundir el deseo con la necesidad. La reforma del Estatuto de Guernika es deseado por una gran mayoría de vascos al considerar que es necesario aclarar ciertas competencias que son autonómicas con respecto a otras que son del Estado. Y también, para introducir en su articulado anexos legales que ayuden a reforzar el autogobierno de Euskadi. Pero la sugerencia del PNV de incluir en dicha reforma estatutaria un nuevo estatus político que «formalice una nueva forma de vinculación con el Estado» corresponde más bien a un abolengo deseo de los peneuvistas y no a una necesidad real de los vascos. Pretenden los jeltzales resucitar el «derecho a decidir» obviando el hecho de que solamente el 30% de la ciudadanía desea la independencia de Euskadi. Dicho porcentaje queda reflejado en el último Euskobarómetro que ha realizado la Universidad del País Vasco. ¿Acaso cree el señor Urkullu que tan exiguo porcentaje le otorga el derecho a crear un «Estado libre asociado» dentro de España? Yo no lo creo. Sería, por tanto, deseable que tomase buena nota de las 3.200 empresas que se han ido de Cataluña por la inestabilidad política que allí se vive. Y de la ruptura social que el disparate secesionista ha creado. Confío en que por tan quijotesco sendero no nos lleven  a desbarrar de nuevo. 
El País English / La Voz de Galicia
____________
COMPÁRTELO:

miércoles, 7 de febrero de 2018

El BCE y De Guindos



España es la cuarta potencia de Europa, pero por algún extraño motivo que desconozco, este hecho siempre se nos olvida. Y como país relevante que somos, nos merecemos una representación más notable respecto al número de altos cargos que hay en las instituciones europeas. En este sentido, espero y deseo que el Gobierno designe a Luis de Guindos, ministro de Economía, como aspirante a ocupar la vicepresidencia del Banco Central Europeo. Y que la Unión Europea por su parte reconozca su talento y le escoja para desempeñar este puesto. Lamento, sin embargo, la falta de apoyo de los socialistas al señor de Guindos. Vetan su candidatura esgrimiendo que dicho cargo ha de ser ocupado por alguien «con perfil técnico, no político, y que sea una mujer». A mi juicio, unos argumentos un tanto vacuos con los que solo pretenden buscar rédito político.
La Voz de Galicia / English
____________
COMPÁRTELO:

miércoles, 31 de enero de 2018

Rajoy, yo sí te creo



He decidido que a partir de ahora le voy a defender a Mariano Rajoy. Tenga o no tenga razón. Que ¿por qué? Porque según una encuesta realizada por JGR –corresponde a mis iniciales– el 98% de los columnistas le ponen a caldo hasta por coger un catarro. El 2% restante lo hacen por no haberlo cogido. Y eso no está bien. Yo no digo que llore el niño Jesús cuando lo hacen, pero tampoco le veo que sonría. Y ya se sabe que los que no muestran sus sentimientos, algo les pasa. Bueno, empecemos. Hace tiempo que conozco a Mariano Rajoy. Nuestra relación es muy estrecha: el plasma donde le veo está a metro y medio. Una vez le vote. Me fui a la mesa electoral, cogí una papeleta del PSOE y, como su nombre no estaba entre los candidatos, lo escribí a boli. Gracias a mí, gano. Por los pelos. Es indudable que Rajoy ha hecho muchas cosas buenas por la gente de este país. A mi abuelo le acaban de subir dos euros la pensión. Y mi hermano acaba de encontrar un curro genial de 10 horas al día por 400 euros. Está que no mea. Mi abuela dice que vaya al médico a mirarse la próstata, pero yo creo que es debido a la felicidad que siente. Rajoy es increíble. A veces, cuando le veo hacer footing, me da la impresión de que va a descubrir otro continente. En fin, ¡no sé qué haríamos sin él! ¿Estar mejor?... Tal vez.
____________
COMPÁRTELO:

domingo, 28 de enero de 2018

No son entrevistas, son trampas



Me ha disgustado bastante las malas formas con las que el periodista Carlos Alsina entrevistó el pasado miércoles en su programa de radio al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Fue una hora de interrogatorio inquisitoria en la que el locutor le lanzó una retahíla de preguntas capciosas con las que solo intentó buscar la responsabilidad que pudiera tener Rajoy en los problemas que ahora nos preocupan en España. En todos ellos.  La entrevista fue tan molesta, que en ciertos momentos me dio la impresión de que el presidente se encontraba ante un fiscal o ante una Comisión de Investigación del Senado. El señor Alsina quiso templar su timbre de voz para dar la apariencia de que con él no tenía nada personal, mientras le lanzaba una pulla tras otra en busca de titulares con los que subir el share de su programa. Y, una vez concluido, doy por hecho de que ese era su único objetivo, pues ni una sola de las preguntas que le hizo sirvió para que el presidente pudiera lucirse en algo. Tuvo que ser el propio Rajoy, sin ser preguntado, quien sacara a relucir diversas gestiones realizadas por el Gobierno a lo largo de los últimos seis años y de las que se sentía orgulloso. Visto lo visto, es normal que muchos políticos se muestren reticentes a dar entrevistas. Saben que no son entrevistas, son trampas.
____________
COMPÁRTELO:

sábado, 20 de enero de 2018

Nada ha cambiado



Todavía es pronto para que los constitucionalistas nos alegremos por el tono conciliador que empleó en su discurso el nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent, con el que dio paso al inicio de una nueva legislatura en Cataluña. Quiso el señor Torrent glasear su discurso de bienvenida con frases edificantes: «Quiero contribuir a coser la sociedad catalana, y quiero que todos nos sintamos parte de este parlamento –dijo–. Creo que nuestro mundo tiene espacio para muchas verdades y no solo para una.», sentenció. Debo reconocer que sus palabras me sorprendieron. Por un momento, el ambiente ferroso del Parlament se había vuelto respirable. Xavier Albiol, Miquel Iceta e Inés Arrimadas asentían atónitos pero desconfiados, igual que muchos de los que veíamos la sesión parlamentaria desde casa. ¿Será verdad que quieren resetear y volver a la legalidad?, me pregunté. A penas había pasado un minuto de esto cuando Jordi Turull le pasó su teléfono al nuevo president del Parlament. Era Puigdemont. En cuanto Torrent se puso el teléfono en la oreja, su lenguaje no verbal le traicionó. Sus rasgos faciales solo mostraban gestos de gratitud y de aprobación. Y es que casi se podía oír lo que le decía Puigdemont: «Recuerda que ahí te he puesto yo». Nada ha cambiado, pensé, estamos igual o peor.
____________
COMPÁRTELO: 

viernes, 12 de enero de 2018

Podemos no hace autocrítica



La falta de autocrítica del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, por los malos resultados que han obtenido en Cataluña, lleva a pensar que nos encontramos ante una formación que es incapaz de reconocer sus propios errores. Cuando obligaron a Albano Dante Fachin a presentar su dimisión por su escoramiento hacia el movimiento independentista, algunos albergamos la esperanza de que Podemos iba a retomar de nuevo la senda unionista con la que sus votantes siempre se han identificado. Sin embargo, en los mítines siguieron abrazando el independentismo. Muestra de ello es el reclamo que hacía Pablo Iglesias, a voz en grito, al término de cada acto electoral: « ¡Visca Cataluña libre y soberana!». Este y no otro fue el motivo por el que muchos de sus votantes decidieron el 21-D castigarles al confiar su voto a otra formación política, lo que hizo que obtuvieran tres escaños menos. Y mira que al líder morado se lo advirtió pocas semanas antes Carolina Bescansa: «Me gustaría un Podemos que le hablase más a los españoles y no sólo a los independentistas». Pero su consejo no sirvió de nada. En su análisis de lo ocurrido, Echenique apunta con dedo acusador a los medios de comunicación como únicos responsables de la debacle en Cataluña, por no querer hacerse eco de su agenda social. ¿Acaso la tenían?
____________
COMPÁRTELO:

martes, 9 de enero de 2018

¿Piove? Porco governo



Creo que ya va siendo hora de que empecemos a ser mayorcitos y nos demos cuenta que actuamos a veces de manera irresponsable y que esto nos lleva a tener problemas. Por mucho que nos empecinemos en echarle la culpa de todo al Gobierno, como graciosamente hacen los italianos: «¿Llueve? ¡Maldito Gobierno!», no es verdad. Esto lo digo a colación del caos que se ha vivido este pasado fin de semana en la A-P6 por el temporal de nieve. A pesar de que los meteorólogos avisaron dos días antes de que la cota de nieve bajaría hasta los 200 metros, y a pesar de que en los paneles de entrada hacia la AP6 se recomendase la obligatoriedad de llevar cadenas, 3.000 conductores obviaron deliberadamente estos consejos y pusieron sus vidas y la de los familiares que iban con ellos en una gravísima situación de riesgo. Decía Séneca que cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto. Gracias a Dios contamos con los efectivos de la UME para que puedan socorrer a los que adolecen de ser unos incautos. De no ser por ellos, hoy las banderas de España estarían izadas a media asta. Desde la página de la OCU veo que animan a los afectados a reclamar. Yo cambiaria «reclamar» por «reflexionar».
____________
COMPÁRTELO: 

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero